Monitoreos ambientales: indispensables en el desarrollo de nuestra II Fase

Toda actividad, en la que se involucren procesos biológicos, es susceptible de generar olores ofensivos provenientes de la estabilización anaeróbica de la materia orgánica, es decir, que los microorganismos que realizan esta actividad no requieren oxígeno.

Su resultado es el consumo de la materia orgánica y la generación de biogás, el cual está compuesto por metano (CH4) en su mayor porcentaje, bióxido de carbono (CO2) y trazas de gases olorosos ofensivos como compuestos de azufre, por ejemplo el ácido sulfhídrico (H2S), y de nitrógeno, principalmente el amoniaco (NH3).
De igual forma, toda labor que incluya el transporte de materiales usando vehículos de carga, contribuye en mayor o menor grado, a la generación de material particulado (PM10 y/o PM2.5) y de gases como el dióxido de azufre (SO2), el dióxido de nitrógeno (NO2) y el monóxido de carbono (CO).

Cabe aclarar que, a nivel nacional existen normas que regulan y controlan su presencia en el aire que respiramos. En el caso de los gases olorosos mediante la Resolución 1541 del 2013 y el material particulado y los gases de combustión a través de la Resolución 2254 del 2017, normativa expedida por el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible.

La construcción y operación de la Fase II de la PTAR El Salitre genera, en mayor o menor grado, este tipo de contaminantes, por las siguientes razones:

En la etapa de construcción se tienen que excavar alrededor de 1.2 millones de m3 de materiales heterogéneos compuestos por residuos como bolsas plásticas, envases de vidrio, fibras, madera y metales en un 30% y un 70% de matriz de suelo arcillo-limosa, los cuales son dispuestos al interior del predio en el que se desarrolla el proyecto, para la conformación de un parque enfocado a la recreación pasiva.
De igual forma, y a raíz de la remoción del material existente, la norma ha establecido que es necesario medir el NH3. Así las cosas, las caracterizaciones realizadas mostraron que, dado el grado de estabilización de los residuos, la intensidad y concentración de este gas es baja y con un radio de acción limitado a 50 metros del frente de excavación.

En relación con el material particulado PM10 producto de la circulación de cerca de 50 volquetas (300 viajes) al interior del predio y del consumo de combustible, el impacto es bajo y de tipo local, comparado con el causado por el tránsito promedio diario que se presenta en la calle 80 y vías principales de Suba y Engativá (son cerca de 30.000 recorridos de buses y camiones).

Por lo anterior, y en aplicación de la normativa colombiana, de acuerdo con los requerimientos establecidos en el Protocolo para el Monitoreo y Seguimiento de la Calidad del Aire, se concluyó que, por la naturaleza de los trabajos que se realizan para la construcción de la Fase II de la PTAR El Salitre, se hacía necesario monitorear el material particulado (PM10), y realizar un seguimiento y control a la presencia de gases olorosos como el amoniaco (NH3), el ácido sulfhídrico (H2S) y los compuestos totales de azufre (TRS) según lo establece la ley.

En este sentido, el Proyecto de Ampliación y Optimización, planteó campañas de monitoreo de calidad del aire, vientos abajo y arriba de la obra, identificando los sitios a partir del análisis de información meteorológica en la zona. De esta forma, se verifica la correcta ejecución de la normativa ambiental nacional y de las obligaciones presentes en la licencia otorgada por la ANLA.

¿Qué resultados se han obtenido en los monitoreos?

La calidad del aire depende tanto de las fuentes de emisión (número, tipo, posición, altura de la descarga, concentración y condiciones de caudal) como de las condiciones climatológicas en la zona, especialmente de la dirección/velocidad del viento, del gradiente de temperatura y de la radiación solar, que, en conjunto, gobiernan el grado de estabilidad de la atmósfera y altura de mezclado.

Estas condiciones son las encargadas de determinar el grado de dispersión o “dilución” del contaminante en la atmósfera. Es decir que, en un sentido figurado, definen el “volumen del tanque” en el cual este se diluye.

Material particulado

El registro diario de concentraciones de material particulado (PM10) obtenidos al interior de la obra y en las zonas aledañas, indican que, solo en dos días se ha presentado un valor mayor al estándar de la norma.

Cabe aclarar que, el equipo está instalado dentro de la zona donde se realizan las obras de ampliación y optimización, a 150 metros de Ciudadela Colsubsidio, la población más cercana, encontrándose de por medio una barrera forestal, la cual favorece que los valores no sobrepasen los límites establecidos por el Ministerio de Ambiente. Esta ubicación obedece a que la comunidad del sector no permitió instalar equipos en sus conjuntos.

Para el control de vientos abajo, se tiene un punto instalado en el Barrio Lisboa, lugar representativo de la localidad de Suba, en donde las mediciones de línea base realizadas en el año 2017 -antes de iniciar actividades constructivas -, indicaron que se sobrepasaba el valor de la norma durante cerca del 50% de los días monitoreados.

Los resultados obtenidos durante el 2018, evidenciaron que solo un valor sobrepasa la norma, esto quiere decir que los factores que controlan la calidad del aire por PM10 en la zona no se originan en las actividades del proyecto sino por el tráfico vehicular de las vías principales, y por ende, nuestro aporte es muy bajo y se concentra al interior de la obra.

Olores ofensivos

La concentración de olores, medida dentro de la Planta, en el costado oriental – el más cercano a la comunidad: Ciudadela Colsubsidio y El Cortijo-, está entre 6 y 7 microgramos por metro cúbico (µg/m3) para el caso del NH3, es decir un 8% del valor de la norma.

Para la zona ubicada en el costado occidental, representada por el barrio Santa Cecilia, se midió una concentración de 14 µg/m3. Este valor, que es mayor al medido al interior del predio, se debe posiblemente a su cercanía al Canal Salitre y al río Bogotá, y además, indica que su condición no es causada por las actividades de la PTAR. Aún así, se puede concluir que el impacto por olores sobre la población que circunda el proyecto es muy bajo, pues los valores medidos solo son un 15% de la concentración establecida por la norma como máxima permisible.

En relación con el H2S, los valores observados alrededor de las estructuras, están entre 14 y 18 µg/m3, cerca del doble de la norma, mientras que entre los 50 y 200 metros, se evidencian cifras que varían entre 3,7 y 0,7 µg/m3. De otra parte, mediciones realizadas en el barrio Santa Cecilia, cuyo promedio es de 3,6 µg/m3, indican que no hay molestia por olores en la zona y que no hay impacto fuera del perímetro de la Planta, cumpliendo con la normatividad ambiental y los requerimientos del contrato.

Ruido

Finalmente, otro de los impactos que potencialmente puede generar una Planta de Tratamiento de esta magnitud es el ocasionado por el ruido de los equipos, ya que en la etapa de construcción se hace necesario el uso de maquinaria para la cimentación y el desplazamiento del parque automotor con el fin de disponer los materiales de excavación, entre otros.
Las mediciones realizadas desde el mes de agosto del 2017, en la zona aledaña y en las inmediaciones de Ciudadela Colsubsidio -Conjunto Los Eucaliptos-, indican que el nivel de ruido está entre 56 y 62 decibeles (dB), valores inferiores a los 65 dB que establece la Resolución 0627 de 2006 como nivel máximo permisible en la zona. De igual forma, y de acuerdo con la Resolución 832 del 2000, de la Secretaria Distrital de Ambiente, el impacto causado es muy bajo.

Lo anterior sugiere que, las condiciones de trabajo al interior de la obra, las medidas de manejo implementadas y las barreras ambientales que tiene el predio, son suficientes para garantizar que no habrá impacto importante sobre la población aledaña, ya sea por emisiones de material particulado, por gases de olores ofensivos ni por el ruido de las actividades.
¡Trabajamos por el bienestar de la comunidad con la certeza de que estamos haciendo lo correcto!

Comments 1

  1. EverGreen3DF Penicillium Biosurfactante y biorremediador microbiologico y Supresor de vapores, gases y olores ofensivos en las periferias de rellenos y Ptar.

    En estos momentos estamos estabilizado olores en biosolidos y el green house de la Ptar Cañaveralejo de EMCALI con excelentes resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *